Noticias

0

Claves para practicar deporte en verano: precaución y moderación

By 9 julio 2019

Compartir Noticia:

Realizar ejercicio es uno de los pilares para llevar una vida saludable pero con las altas temperaturas puede resultar complicado e incluso arriesgado si no se toman algunas medidas

En CLOSASEGUROS apostamos por los hábitos saludables, fomentando siempre una vida activa y apoyando el deporte. Pero también somos conscientes que, en estos días que los termómetros llevan las máximas más allá de los 30ºC, resulta más complicado. Salir en bici o simplemente a dar un paseo ya se nos puede hacer cuesta arriba, más aún si hablamos de correr, jugar un partido de fútbol, básquet, tenis o pádel.

Si hemos conseguido establecer una rutinas deportivas y comprometernos con ellas, debemos seguir cumpliéndolas también en verano, eso sí, tomando ciertas precauciones. Cuando las altas temperaturas aprietan, debemos tener cuidado con los mareos, el agotamiento, la deshidratación o los temidos golpes de calor. Eso no significa que practicar deporte en verano sea desaconsejable ni peligroso, solamente hay que ser consciente de los límites de cada uno y tener en cuenta algunas medidas.

Consejos para practicar deporte en verano

  • Prevenir la deshidratación: con la actividad física y el calor perdemos mucho líquido a través del sudor, así que deberemos reponerlo. Se aconseja beber el equivalente a un vaso o vaso y medio de agua o de alguna bebida isotónica antes del realizar deporte (no inmediatamente para evitar tener flato). También deberíamos hacer pausas y beber unos 200-400ml cada media hora aproximadamente.
  • Evitar las horas de más alta temperatura: es importante no planificar nuestra actividad deportiva en las horas centrales del día, cuando el calor es más intenso. La mejor opción es hacerlo a primera hora de la mañana o a partir de las ocho de la tarde. Si por motivos de disponibilidad eso no fuera posible, deberemos buscar lugares con sombra o quedarnos practicando deporte indoor.
  • Vestir y equiparse adecuadamente: es esencial llevar ropa transpirable, ligera y cómoda. También es importante tener bolsillos o compartimentos para llevar bebida y alguna pieza de fruta y/o barrita energética. Lo mismo con el calzado, que sea el apropiado para el deporte que vamos a practicar en cuestión y que transpire.
  • Proteger la piel: tanto si practicas deporte como si no, pero especialmente si vas a estar expuesto al sol es totalmente necesario usar crema protectora. Que sea resistente al agua y al sudor.
  • Darse duchas de agua fría: sobre todo al finalizar la sesión de deporte pero también podemos darnos una ducha fresquita antes de empezar.
  • Descansar bien: dormir entre 7 y 8 horas diarias y saber desconectar, alejándonos del móvil, ordenador u otros estímulos en pantallitas.
  • Escuchar a nuestro cuerpo: cesar la actividad física ante cualquier síntoma como fatiga, mareo, dolor de cabeza, calambres, pérdida de fuerza y/o equilibrio…etc. Si sufres de alguna enfermedad cardíaca o respiratoria, debes consultar con el médico qué tipo de actividad puedes realizar y con qué intensidad.

Siguiendo estas pautas podremos seguir practicando nuestro deporte favorito y no perder el ritmo que no hayamos marcado. ¡Así que ya no hay excusas para no disfrutar del deporte en verano!