Noticias

0

Ideas para vivir sin prisa

By 10 mayo 2017

Compartir Noticia:

Hoy en día nuestras vidas están repletas de múltiples tareas y obligaciones que en ocasiones provocan que nos olvidemos de vivir el momento presente y, por inercia, atendamos a éstas con demasiada prisa para llegar a cumplir con todas ellas.

Esta manera de vivir demasiado rápido no nos permite disfrutar de forma plena y consciente de cada actividad que hacemos y, además, puede llegar a tener consecuencias desagradables, tanto físicas como mentales: desde apatía, dolores musculares y enfermedades psicosomáticas hasta un estado de ánimo distímico (melancólico, triste…), desconexión emocional, preocupación excesiva y estrés crónico.

Consejos para vivir sin prisa

Aquí tienes algunas sugerencias que, si adaptas, a tu día a día, te permitirán poner un poco el freno y disfrutar más de ciertos momentos de la jornada y de tu vida. Son ideas para llevar una vida más tranquila y relajada, que nos permitirán lograr una mayor paz interior:

  • Prestar atención plena a cada actividad que se haga, con los 5 sentidos y sin distracciones posibles: desde el momento de despertarnos por la mañana, estirándonos a conciencia, pasando por el desayuno o la comida (preparando y saboreando bien cada alimento), e incluso mientras caminamos atendiendo a cada paso que damos…
  • Huir de los pensamientos anticipativos que nos hacen perder de vista lo que hacemos en el momento presente. Sobre todo de los pensamientos negativos que muchas veces nos impiden disfrutar de buenos ratos que nos suceden en el “ahora”.
  • Dedicar un espacio de tiempo limitado a ti mismo y a tu autocuidado personal: darse una ducha relajante, un masaje reconfortante o disfrutar de un paisaje atractivo son pequeños placeres que conviene regalarse de vez en cuando.
  • Delegar/compartir preocupaciones y priorizar obligaciones según el grado de importancia para evitar agobios innecesarios.
  • Reservar un momento al día para parar, reflexionar y practicar la relajación, hacer balance de nuestros deseos y buscar calma y paz interior. La toma de decisiones del día a día puede resultar mucho más fácil si estamos tranquilos. Puede optarse por recogerse un rato en casa y meditar, con música tranquila y un ambiente relajado, o bien por la práctica de yoga, una disciplina que potencia la concentración y la calma.
  • Desactivar el modo de hacer las tareas diarias por inercia o automatismo, poniendo atención selectiva y tomando la decisión de llevarlas a cabo de forma consciente. Vestirnos para ir al trabajo, hacer la cama, salir rápido de casa… solemos hacerlo con el piloto automático puesto. Prueba a ser consciente de cada minuto y descubrirás otra manera de vivirlas.
  • Disfrutar del momento sin mirar el reloj y sin preocuparnos en exceso del límite de tiempo. Esto pasa también por desprenderse del móvil durante algunos ratos al día, lo que incluye el uso que hacemos de éste como reloj, muchas veces la excusa para ver los mensajes que nos han llegado, responder la llamada perdida que tenemos…

 

Andrea Arroyo
Especialista en Psicología de la Salud
Psicóloga consultora de Advance Medical