Noticias

0

NO HACE FALTA IR AL GIMNASIO PARA ESTAR EN FORMA

By 27 marzo 2019

Compartir Noticia:

Se recomienda un mínimo de 30 minutos de actividad física diaria para estar saludable. Muchas veces no cumplimos con ello por falta de tiempo e ir al gimnasio puede ser una tediosa obligación.

Llegadas estas fechas empieza a sonar aquello de la temida “operación bikini” y saltan las alarmas al ver que no estamos cumpliendo del todo con los propósitos de año nuevo. Pero nunca es tarde si la dicha es buena y todavía estamos a tiempo de ponernos las pilas. En este caso, el fin no ha de ser lucir un cuerpo diez en la playa, sino ganar en salud y en bienestar personal.

Todos nos hemos marcado alguna vez el objetivo de hacer más deporte y ponernos en forma. Seguro que más de uno incluso paga las cuotas de un gimnasio con excelentes instalaciones que ha pisado solo un par o tres de veces. No estáis solos, apuntarse al gimnasio exige tener cierta disciplina, dedicarle tiempo e invertir dinero que hay que amortizar con resultados.

La falta de motivación y, sobre todo, de tiempo, son las principales causas que hacen que desistamos de ir al gimnasio. Pero existen alternativas para poder estar en forma:

1. Caminar:

Andar es el ejercicio más simple y económico que existe, además te ayuda a despejar la mente. Puedes marcarte un recorrido y salir a pasear un par o tres de veces por semana y, a medida que vayas ganando resistencia, amplía el recorrido y la intensidad del paseo. O también puedes cambiar ciertos hábitos y no coger tanto el coche, bus o metro e ir a pie.

2. Trekking y running:

Parece que en inglés suena mejor. El primero consiste en salir a pasear por la montaña, disfrutando del entorno y respirando aire fresco. Un plan perfecto para desconectar el fin de semana. El segundo se ha convertido ya en una moda: salir a correr solo o en grupo se ha convertido en una de las prácticas más usuales, con auténticos aficionados que hasta han acabando siendo asiduos a correr maratones.

3. Trabajo en equipo: 

En grupo siempre es más fácil, así se hace presión para que nadie falle y es la excusa perfecta para reunirse y echar unas risas. Seguro que en tu entorno hay más de una liguilla montada, de fútbol, pádel, balonceso, pin pon… anímate.

4. Bailar:

Otra opción que ayuda a ejercitarse es bailar y también hay grupos de todas las edades y de todos los tipos. Parece una tendencia en auge y en muchos centros cívicos se imparten clases gratis o a precios muy asequibles: tango, swing, salsa, bachata o la tan popular zumba.

5. Yoga:

Además de combatir el estrés, disciplinas como el yoga o pilates contribuyen a ponernos en forma. Puedes practicarlo solo o acompañado, en clases o a tu ritmo, en casa durante el invierno o al aire libre cuando mejora el clima. Hay multitud de vídeotutoriales en Internet que pueden servirte.

6. Pasear en bici:

La bici se ha convertido en un aliado de primera para moverse rápido y disfrutar de la ciudad o el campo. Considéralo también como transporte alternativo y sostenible, puedes evitar atascos y descubrir nuevas rutas al mismo tiempo que haces ejercicio.

7. Tareas cotidianas: 

Ni imagináis la de calorías que se queman haciendo la limpieza del hogar, también podéis optar por usar más las escaleras en vez del ascensor, sacar a pasear al perro, jugar con el gato, llevar a los niños al parque…etc.

Pero debemos recordar que de poco servirá seguir estos consejos si no llevamos una dieta sana y equilibrada, además de mantenernos correctamente hidratados.