Noticias

0

Para qué sirve el cuestionario que me pide el seguro de Salud

By 20 enero 2021

Compartir Noticia:

Los datos y su evolución son esenciales para el buen funcionamiento del sector asegurador.

El cálculo de riesgos y probabilidades permite a las entidades ofrecer precios competitivos en sus seguros, a la vez que les garantiza poder contar con fondos suficientes para asumir las indemnizaciones y asistencia que necesitan sus clientes. Y todo ello, sin dejar de mantenerse como negocios solventes y estables.

Además de esa información general (que les ayuda a calcular cuántas veces suele producirse un incidente, su gravedad y cuánto dinero supone arreglarlo), hay seguros en los que es especialmente importante la información particular de cada cliente. Este es el caso de los seguros de Salud.

Y es que, por ejemplo, la atención sanitaria para una familia de cuatro miembros -con un niño pequeño, una persona mayor dependiente y uno de los progenitores con diabetes- será completamente diferente a la que necesitará una pareja de jóvenes, deportistas, vegetarianos y no fumadores. Por tanto, el coste de su seguro no será el mismo. Ni tampoco serán similares los especialistas médicos a los que acudirán a consulta, con cuánta frecuencia lo harán o las pruebas médicas que pueden necesitar en un futuro próximo.

Para la compañía que les asegure es fundamental conocer esas diferencias. Ello le permitirá ofrecer el mejor precio posible en cada caso. Y, a la vez, podrá dimensionar adecuadamente sus recursos en cada zona, para poder disponer de los profesionales sanitarios precisos y asistir a sus clientes sin aglomeraciones ni esperas.

El cuestionario

Por eso, para poder conocer las diferencias en cada caso, las aseguradoras piden a sus futuros clientes que rellenen un cuestionario. Las preguntas tienen que ver con costumbres y estilo de vida (si se consume tabaco o alcohol, tipo de trabajo que se realiza, si se practica deporte…) así como los antecedentes de enfermedades en la familia o el histórico de salud del futuro asegurado (dolencias crónicas, intervenciones quirúrgicas, etc.). Esta información permitirá a la compañía apreciar las circunstancias particulares de su cliente a la hora de evaluar el riesgo. Pero, para que este sistema funcione, es esencial responderlo de forma realista y cierta, sin exagerar virtudes ni ocultar información.

 

Confianza mutua

La sinceridad en las respuestas no sólo es aconsejable, sino que es obligatoria para poder beneficiarse del seguro que contratamos. Lo que firmamos conlleva un compromiso de veracidad, por lo que es recomendable repasar bien nuestras respuestas. La aseguradora debe conocer la situación particular de cada persona a la que protege con un seguro y, si se demostrara que el cliente no fue honesto, la compañía tiene derecho a no prestar sus servicios.

Por su parte, la aseguradora se compromete a gestionar esa información sobre nuestra salud de forma segura y acorde a lo que establece la ley. El sector asegurador vigila especialmente la protección de datos de sus clientes, desarrollando las medidas necesarias para protegerlos y que sean utilizados sólo para lo que el cliente ha autorizado.

Si hay algo que no tengas claro sobre el cuestionario o cualquier otro aspecto de tu seguro de salud, estamos a tu disposición: no dudes en consultarnos.