Noticias

0

¡Quiero dejar de fumar! ¿Cómo lo hago?

By 23 enero 2020

Compartir Noticia:

Imagínate esta situación: en un día, recuperas los niveles de oxigeno y monóxido (y disminuyes la posibilidad de que te dé un ataque al corazón). En una semana, toda la nicotina ha salido de tu cuerpo, lo que aumentará tu olfato y tu gusto.        

Al mes sin fumar, disminuye la tos, la fatiga y la dificultad para respirar, mejorando la capacidad física y sanguínea. Y al año, el riesgo de enfermedad y ataque coronario habrá disminuido a la mitad. A los cinco años, habrás reducido a la mitad las probabilidades de padecer cáncer. Por si esto no fuera poco, siendo ex fumador te habrás ahorrado 1.500 euros al año.

Y es que el tabaquismo es una enfermedad de todo el organismo y la primera causa de mortalidad en los países desarrollados. Reconocida por la Organización Mundial de la Salud es una enfermedad crónica, aditiva y está muy extendida. Pero para combatirla lo primero de todo es querer hacerlo, estar convencid@ del paso que vas a dar.  A continuación, te daremos algunas claves para que tu esfuerzo por dejar el tabaco sea menor:

  1. Es importante que te fijes una fecha para fumar tu último cigarro. Puedes hacerlo de golpe o fijándote plazos para reducir los cigarros.
  2. Recupera todas esas actividades que te gustaba hacer pero has olvidado. Distráete, haz cosas que te gusten (por nimias que sean) pero conecta con el placer desde otro punto.
  3. Cualquier día es un buen día para dejar de fumar, no sólo por tu salud, también por la de tu familia y (tu bolsillo).
  4. No fumes ningún cigarro más. Ninguno es 0, ni caladas, ni en bodas, 0.
  5. Piensa “quiero dejar de fumar”; anota las ventajas, no solo las físicas y busca apoyo en familiares y amigos.
  6. Haz deporte, mantente activ@: cualquier pequeña actividad es un paso para dejar de fumar: te relajará, te ayudará a controlar el peso y sobre todo, resaltará las mejoras físicas de dejar el tabaco.
  7. Beber agua es uno de los mejores consejos mientras dejas de fumar, bebe mínimo 1,5 litros al día ya que el cuerpo necesita hidratarse. Prueba con diferentes sabores y evita el alcohol.
  8. Controla la alimentación. No se debería engordar por dejar de fumar.
  9. Pequeñas metas, grandes distancias; piensa en el día a día, “hoy no fumo” y no pienses en el nunca más.
  10. Infórmate a través de los profesionales de la salud cómo dejarlo.

Recuerda que además de los beneficios explicados antes, también existen otros más pasivos pero igual de importantes:

  • El olor corporal y en las manos
  • Halitosis
  • Mal olor en la ropa
  • Ensucia las paredes de casa, persianas o cortinas
  • Los dientes y los dedos amarillean
  • La piel apagada y envejecida
  • Como en todas las adicciones, dejas de ser libre

Si necesitas ayuda profesional para dejar de fumar, recuerda que existen compañías aseguradoras que ofrecen programas para combatir esta enfermedad. Consulta a tu corredor de confianza y empieza el año con salud.